lunes, 5 de agosto de 2019

La salud bucal en las personas mayores


Problemas como la pérdida de dientes u otras alteraciones de la cavidad oral son considerados, en muchas ocasiones, como “cosas propias de la edad”. Ciertamente, algunos cambios orales son naturales de la edad, como, por ejemplo, el desgaste u oscurecimiento de dientes, pero existen otros muchos que no deben ser atribuidos a la edad, sino que son consecuencia de enfermedades orales, como la enfermedad periodontal o las caries, o bien son propiciados por no haber mantenido un adecuado control de la salud oral.
Los pacientes que padecen una hernia de hiato pueden presentar deterioro en el esmalte dental, causado por el efecto del ácido clorhídrico del jugo gástrico en casos de reflujo gástrico.
El uso de algunos fármacos puede tener, también, efectos adversos, como, por ejemplo, la sequedad de boca provocada por los antidepresivos o el efecto nocivo que pueden ocasionar los anticoagulantes orales.
Existen estudios que relacionan las enfermedades periodontales con algunos problemas de corazón, diabetes, la arterioesclerosis y el Alzheimer. Otras investigaciones relacionan el aumento de gastritis con los pacientes desdentados.
Está demostrado que la salud bucal condiciona aspectos fundamentales de la calidad de vida. Un estado nutricional óptimo es indispensable para la calidad de vida de una persona mayor y ello no es posible si el primer proceso de la digestión (masticación/salivación) no es adecuado.
La patología oral más común en los ancianos es la pérdida de piezas dentales, y no se debe esperar hasta ser muy mayores para rehabilitar la boca porque a medida que pasa el tiempo perdemos capacidad de adaptación a los cambios.
Las infecciones por hongos, la boca seca, la piorrea, así como los daños ocasionados por dentaduras postizas mal adaptadas o antiguas, también son patologías frecuentes.
Cabe pensar que las personas mayores no visitan suficientemente al dentista porque vivieron en una época en la que la salud oral no era considerada importante, las intervenciones orales eran más invasivas (en muchas ocasiones, se limitaban a extracciones dentales) y los tratamientos ocasionaban molestias o dolor, y todo ello hacía que la visita al odontólogo causase temor.

Pero se puede afirmar que la odontología ha cambiado y que, hoy en día, la mayoría de tratamientos tienen éxito, independientemente de la edad del paciente.

El dentista moderno es un profesional que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas y que revaloriza su imagen tanto a nivel personal como relacional. No hay que olvidar que la función de nuestros dientes no es solo instrumental (función masticatoria y fonación), sino que también es ornamental (o estética).

Los ancianos presentan más problemas de salud oral que el resto de la población. Una buena salud oral contribuye a un mayor bienestar físico y mental. La prevención es muy importante para mantener una correcta salud oral, y eso es aplicable a todas las edades. La higiene oral diaria extrema (incluyendo cepillado dental, seda, cepillos interproximales) y el uso de algunos colutorios ayudan tanto a la reducción de enfermedades orales como a disminuir la halitosis (mal aliento), que tanto preocupa a algunos pacientes.

De todo ello se desprende que los cuidados dentales mejoran la calidad de vida.
En las personas mayores, se recomiendan revisiones odontológicas semestrales para la detección de problemas en fase incipiente.

Finalmente, cabe recalcar que, por supuesto, se puede llegar a una edad avanzada y gozar de una salud oral óptima, pero para ello es muy importante mantener una buena higiene oral en nuestra casa y los controles periódicos con el dentista. Si es su caso, no dude en consultarnos, le explicaremos con detalles como llegar a una edad avanzada manteniendo una boca que le permita tener una buena calidad de vida.
El envejecimiento de la población es un fenómeno que se está produciendo en todos los países desarrollados. España es el país de Europa con una mayor esperanza de vida y el segundo país a nivel mundial tras Japón. La previsión de este envejecimiento es que se mantenga una proyección constante y que afecte ponderalmente tanto al grupo de los mayores de 65 como al grupo de los mayores de 80, lo que se viene conociendo como el envejecimiento del envejecimiento o sobreenvejecimiento de la población. Las patologías crónicas como la hipertensión arterial, diabetes, dislipemias y obesidad presentan una tendencia ascendente. Se calcula que las enfermedades crónicas consumen el 80% de todas las consultas de Atención Primaria. Otro dato a tener en consideración es la ingesta de fármacos. El 88,9% de los mayores de 65 años consume algún medicamento, llegando al 93,4% cuando se consideran a los mayores de 75 años. El 94% de las personas que padecen enfermedades crónicas están polimedicadas.

miércoles, 10 de julio de 2019

Grafeno dental, el futuro

De un hecho fortuito se ha descubierto un material que puede revolucionar el futuro de la humanidad; es un material que proviene del grafito, el mismo con el que se crean las minas de los lápices y, como la mayor parte de descubrimientos, el grafeno apareció casi como una casualidad.


Para obtener el grafito más puro, los investigadores solían pegar una cinta y arrancarla. Un día, uno de ellos, decidió analizar lo que restaba en la cinta y, al verlo, se dio cuenta que en ella se encontraba un nuevo material, compuesto por átomos de carbono e hidrógeno, ordenados en forma de panal de abeja. Esa forma, le otorgaba además, impresionantes características:
Alta conductividad térmica y eléctrica.
Alta flexibilidad y dureza, el grafeno es 200 veces más duro que el acero, e incluso que el diamante.
Resistencia.
Es tan ligero como la fibra de carbono pero más flexible.
Es transparente.
Se calienta menos al conducir los electrones.
Gracias a sus increíbles características ya se van conociendo alguno de sus usos y funcionalidades, aunque está claro que en el futuro aparecerán muchas más. Una de estas, es en el área de la odontología.
Una de las cosas que procura el trabajo del odontólogo es que en sus clientes se  disminuya el retorno a consulta motivado a cambio de piezas dentales. Es decir, garantizar tranquilidad y durabilidad al paciente. Esto es un aspecto que preocupa, en especial, la economía familiar de aquellos a quienes atiende y que dice mucho de la calidad del trabajo del profesional.


Al ser el grafeno un material tan resistente, se hace factible poder lograr diseñar prótesis para la rehabilitación oral a través de restauraciones implanto-soportadas. Además, absorbe y reparte las cargas masticatorias, previene el fenómeno del bimetalismo y es biocompatible.

Sabiendo ya que la rehabilitación oral es la parte de la Odontología encargada de la restauración; es decir, devuelve la función estética y armonía oral mediante prótesis dentales de perdidas de dientes, grandes destrucciones o de solucionar problemas estéticos, siempre buscando una oclusión y función correcta. Y que hasta ahora para tal fin se recurría a la porcelana (con y sin metal de base) y el zirconio, materiales estos de gran dureza y poca flexibilidad que trasmiten las fuerzas masticatorias de forma directa a los dientes naturales o implantes que haya debajo de las prótesis fijas, el grafeno dental podría actuar como un "disipador de fuerzas" debido a su elasticidad y evitaría un impacto de fuerzas directo al soporte de las prótesis fijas. Una gran revolución en la odontología prostodóntica.
Si quiere saber más sobre este gran beneficio en la rama de rehabilitación oral, o piensa que podría beneficiarse de ello para su boca, no dude en consultarnos. Estaremos encantados de informarle como podría tener una sonrisa sana y bonita.

lunes, 27 de mayo de 2019

Las ocho cosas que debes saber antes de ponerte carillas dentales



Posiblemente en alguna ocasión te hayas preguntado cómo pueden las ‘celebrities’ lucir unas sonrisas tan blancas y perfectas. El secreto, en muchos casos, está en las carillas dentales. Se trata de una prótesis de porcelana que va adherida de manera fija a la zona anterior de cada diente para modificar y reparar el color, el posicionamiento de la pieza y corregir fracturas u otros aspectos estéticos.

Si en alguna ocasión has pensado en colocarte carillas dentales, debes tener en cuenta algunas cosas antes de pasar por la experiencia de este tratamiento:
1. Elegir un odontólogo con experiencia
Este tipo de tratamiento estético es realmente delicado, por lo que siempre hay que asegurarse de la experiencia del profesional que llevará a cabo todo el proceso de restauración estética dental. Cuando acudas a un centro dental solicita siempre referencias del antes y el después de los trabajos realizados con anterioridad, al menos durante los diez últimos años.
2. No son imprescindibles: son una opción
Cuando a una persona no le satisface el aspecto de su sonrisa, el dentista debe comprometerse con los deseos del paciente y proponer la mejor opción médica que no siempre serán las carillas. Por ejemplo, algunos pacientes no quieren utilizar ortodoncia aun teniendo los dientes desalineados, o bien a otros, les desagrada su color y prefieren un blanqueamiento; y, en otros casos, son bruxómanos y apretan los dientes o tienen los dientes delanteros fragmentados, o carillas o fundas gruesas que no les favorecen o se les ve un halo negro producido por el metal que llevaban las antiguas fundas. Obtener información sobre las carillas dentales antes de optar por este tratamiento es vital para asegurar que es la mejor opción que te puede ofrecer tu odontólogo.
3. Personalizar la sonrisa
La clave para conseguir que una persona tenga una sonrisa bonita con carillas es elegir la fórmula que más armonice con el conjunto de la cara e incluso la constitución corporal. Intentar parecerse a la sonrisa de algún famoso no es la mejor idea porque lo que funciona para una cara no tiene por qué funcionar en otra.
4. Las imperfecciones son igual a perfecciones
El proceso de ‘transformación’ con las carillas debe ser cuidadoso. La perfección de los dientes también implicará mantener la personalidad de la sonrisa. El objetivo es que otras personas tengan la sensación de que algo ha cambiado, pero sin poder decir qué es, es decir, naturalidad.
5. Revestimiento parcial o total
Dependiendo de cada necesidad o presupuesto, se puede optar por revestir una o varias piezas, o el conjunto total. Hay personas que, por ejemplo, desean hacer todos los dientes de la parte superior y, finalmente, para mantener su sonrisa equilibrada, solo se realizan cuatro carillas que se ajustan perfectamente con el resto de piezas. Se trata de encajarlos como si fuera un rompecabezas y sin que nada se note.
6. El color: una labor compleja
La gran mayoría de las personas quieren que sus dientes sean lo mas blancos posibles pero a la vez naturales. La clave está en hacer que una sonrisa sea blanca sin que los dientes parezcan monocromáticos, opacos y falsos. Para encontrar el tono de color ideal, se examina el tono de la piel y, de esta forma, personalizar la sonrisa. Y este es el mensaje que se trasmite al equipo de técnicos de laboratorio ceramistas.
7. Versiones temporales: la sonrisa de prueba
Para asegurarse de que el resultado tiene el éxito deseado para el paciente, se realizan simulaciones provisionales con el propósito de que el paciente vaya viendo cuál va a ser la anatomía de sus carillas. Se trata de una prueba diagnóstica más que ayuda a los especialistas a conocer los gustos del paciente. Previamente se realiza un diseño digital de la sonrisa mediante fotografías para que se pueda tomar la decisión final. Estas provisionales no serán tan brillantes ni tan finas como las carillas de porcelana y solo se llevarán por un tiempo determinado hasta la terminación de la fabricación de las definitivas, a no ser que el paciente sea candidato a llevar carillas sin tallado.
8. El proceso de la reconstrucción
Una vez aceptado el plan de tratamiento y decidido el número total de piezas, se toman moldes, radiografías y fotografías. Varios minutos antes de que comience el proceso se insensibiliza la zona con anestesia local. El siguiente paso es la colocación de la carilla en cada diente mediante cementación adhesiva fijado con una pequeña luz de led ultravioleta para sellarlo firmemente.

lunes, 8 de abril de 2019

Pérdida de piezas dentales en la vejez

Uno de los grandes problemas que se presentan en las personas adultas mayores son la falta de piezas dentales o prótesis mal ajustadas o problemas de caries. En España 89,7% de adultos mayores entre 65 y 74 años presentan algún signo de enfermedad periodontal.
La primera etapa de la digestión se inicia en la boca, la función de las piezas dentales es masticar, triturar y desgarrar los alimentos, cada pieza dental tiene una forma anatómica y realiza un función determinada. los dientes se clasifican en cuatro grupos: los incisivos su función es la de cortar los alimento. Los caninos su función es desgarrar y arrancar los alimentos. Los premolares su función es la de ayudar a triturar los alimentos.  Los molares su función es triturar y masticar el alimento. Cuando una o varias de estas piezas faltan se imposibilita la masticación adecuada de los alimentos o la no masticación hace que el estómago trabaje doble utilizando una mayor cantidad de jugo gástrico para deshacer los alimentos provocando trastornos gastrointestinales que después de un tiempo pueden causar gastritis, úlcera, colitis, diarreas crónicas y desnutrición.
La pérdida de piezas dentales se debe más a una higiene bucal no adecuada, a estilos de vida que perjudican la salud de los dientes y no al proceso de envejecimiento, por ello la prevención y la higiene son fundamentales a cualquier edad, pero en las personas adultas mayores los dientes se hacen más vulnerables debido al consumo de algunos medicamentos los cuales tiene efectos colaterales como (caries,infecciones micóticas, lesiones en comisura bucal y dorso de la lengua con fisuras, xerostomía),  o a patologías como la diabetes mellitus, hipertensión, parálisis, Parkinson, demencias como el Alzheimer, así como en ancianos que viven solos la destrucción progresiva de la dentadura será más rápida, debido a la dificultad para realizar la higiene o la revisión y tratamiento de las piezas dañadas o la dificultad para poner una prótesis.  Las infecciones de la boca se han relacionados con enfermedades cardiovasculares y endocarditis. Es posible que algunas bacterias dañinas de la bocaen mal estado viajen por torrente sanguíneo hacia el corazón. Las diarreas por bacterias de la boca también pueden ser recurrentes.
Otro factor a tener en cuenta es un elevado índice de depresión y bajo estado de ánimo que conlleva a una falta de motivación a la hora de cuidarse la boca.
 Las medidas preventivas que se recomiendan son:
-Lavarse los dientes después de consumir cualquier alimento.
-Cambiar el cepillo de dientes cada tres meses.
-Evitar el consumo de alimentos con azucares refinados.
-Después de comer enjuagares la boca con agua varias veces para eliminar los residuos de alimentos.
-Realizar visitas cada 6 meses al odontogeriatra aunque se tenga una dentadura postiza completa, sobre todo para que vigilar que las prótesis estén bien ajustadas.
-Preguntar al odontogeriatra que tratamiento llevar ante la sequedad de la boca, si tiene úlceras, manchas rojas o blancas en la boca.
Evitar el tabaco y el alcohol.
La pérdida de las piezas dentales no solo afecta a la masticación y una buena absorción de nutrientes o una adecuada digestión, sino también al habla, a no sonreír o reír por la vergüenza de la falta de alguna o varias piezas dentales, en algunas personas puede causar tristeza, depresión y baja autoestima, la falta de dientes puede hacer que parezca la persona más mayor de lo que es en realidad.

lunes, 11 de marzo de 2019

carillas estéticas dentales

Si tiene pequeños problemas estéticos en su boca, pero sueña con una sonrisa propia de un actor/iz de cine, las carillas estéticas pueden ayudarle. Este tratamiento indoloro se realiza en clínicas dentales y consiste en pegar, mediante unas potentes sustancias adhesivas, unas pequeñas láminas de un grosor de entre 0,3 y 1,5 milímetros, sobre la superficie de la cara externa del diente, que camufla la pieza dental real, proporcionando un aspecto más estético a la sonrisa.

Las carillas dentales se han hecho muy populares dentro de la odontología porque son un tratamiento principalmente estético que ofrece la posibilidad de diseñar una dentadura totalmente diferente, pero con un aspecto muy natural. Otra de las ventajas de este tipo de tratamiento, es la mejora en la resistencia de los dientes, pues protege su superficie de daños, y tiene una dureza similar al esmalte del diente natural.
Las carillas estéticas cubren el diente real, pero no solucionan el problema, sino que lo camuflan. Al tratarse de una lámina que se coloca en la parte exterior del diente, solo se pueden utilizar en algunos casos en los que las afecciones estéticas no son muy complicadas. Los casos en los que se suelen utilizar las carillas dentales son:

-Cuando se tienen algunos dientes separados, lo que se conoce como diastema; las carillas estéticas pueden cubrir ese espacio.
-Las pequeñas fracturas también se pueden solapar con este tipo de tratamiento, dándole al diente un aspecto muy natural.
-En algunas ocasiones no todos los dientes son del mismo tamaño, por lo que para solucionarlo se pueden colocar las carillas sobre los más pequeños, igualando así toda la dentadura.
-También existen personas cuyos dientes son demasiado cortos, por lo que al sonreír se les ve mucho más la encía que la dentadura. Este problema también quedaría resuelto con las carillas estéticas.
-Con los años, y la ingesta de refrescos, té, café, medicamentos, o el consumo de tabaco, el esmalte de los dientes puede desgastarse y mostrar un aspecto sucio y decolorado, algo que se puede corregir con las carillas.
El uso más común de este tratamiento es para conseguir una sonrisa blanca evitando al paciente la sensibilidad que se puede producir si se somete a un blanqueamiento dental, y ser una solución definitiva.
La colocación de las carillas estéticas suele ser bastante rápida; se realiza en aproximadamente dos sesiones en el caso de las que están hechas de COMPOSITE, y en tres sesiones las de porcelana, ya que éstas deben elaborarse en un laboratorio externo a la clínica. En la primera visita el profesional valorará la dentadura en base a lo que el paciente desea conseguir y, en consecuencia, se obtendrá como resultado el tratamiento más adecuado, y se informará al paciente de su coste y sus características.

En la segunda visita, si se ha optado por la opción de las carillas de composite, se comenzará con la colocación de las mismas. Primero se limará ligeramente el diente, adaptándolo para que el material se adhiera correctamente. Una vez el dentista haya dado forma al diente con la pasta de composite, se endurecerá mediante luz ultravioleta, dotándole de una gran dureza. Para terminar el proceso se vuelve a limar la superficie para que quede totalmente lisa.

En el caso que las carillas elegidas sean las de PORCELANA, en la segunda visita se procederá a tallar ligeramente los dientes para dotarlos de una simetría, y después se tomarán las medidas mediante moldes y fotografías para poder realizar las carillas de manera personalizada. Toda la información recogida se envía al laboratorio externo para que se comiencen a fabricar las piezas
Siempre la desición de colocar carillas en un caso le compete al profesional que después de un detallado estudio mediante modelos de escayola y el uso de un sofisticado programa informático aconsejará al paciente sobre la realización, o no, de dicho tratamiento estético.
Si quiere mejorar su estética dental no dude en consultarnos sus dudas, le explicaremos exhaustivamente sobre como poder tener una sonrisa sana y bonita, para que ésta sea su mejor tarjeta de presentación.
Para conseguir que las carillas dentales duren todo el tiempo posible cumpliendo su función, es necesario cuidarlas con ciertos hábitos cómo:

Mantener una higiene bucal adecuada es imprescindible para cuidar tus carillas y, en general, tu dentadura. Lavarse los dientes al menos tres veces al día, preferentemente después de cada comida, evitando así la placa bacteriana, gingivitis y halitosis. Además se debe utilizar hilo dental para poder eliminar por completo cualquier resto de alimentos que pueden causar la decoloración de la carilla y su desprendimiento.
Es recomendable realizar como mínimo una visita al año al dentista, y en ella realizarse una limpieza bucal profesional.
Ingerir algunos alimentos o bebidas pueden decolorar o dañar tus carillas, como el café, el vino o el té, además de alimentos con salsas como la barbacoa, mostaza o el kétchup.

lunes, 4 de febrero de 2019

Rehabilitación oral fija

 Si no se reponen protéticamente los dientes extraídos, se suele producir una migración de los dientes adyacentes hacia el espacio libre dejado por el diente ausente, y un crecimiento o extrusión del (o de los) antagonista(s) que mordía(n) contra el extraído.

De ello pueden derivarse, con el tiempo:

•  defectos del «engranaje» de los dientes que pueden limitar la masticación y provocar dolencias de las articulaciones de la mandíbula (ATM)

•  además, pueden producirse caries entre los dientes vecinos al extraído y entre el antagonista y sus adyacentes, debido a la desadaptación de los puntos de contacto, que permite la retención de alimentos entre ellos.

La rehabilitación oral fija o tratamiento mediante prótesis fija es un procedimiento clínico dirigido a restituir dientes ausentes mediante una aparatología fija, unida permanentemente a algún/-os dientes naturales que quedan en la boca o a implantes oseointegrados. 

 La finalidad de la rehabilitación oral fija es reponer los dientes ausentes mediante una aparatología protética que queda sujeta permanentemente en la boca, bien unida dientes remanentes (prótesis fija convencional), bien unida a implantes (prótesis implantosoportada), para así reparar la pérdida o disminución de las funciones masticadora y fonatoria, y limitar el defecto estético.

Las ventajas estéticas, funcionales y fonéticas de la prótesis fija son notables y lógicas porque reemplazamos un órgano fijo (pieza dental) por una prótesis fija.

Hoy por hoy, y según nuestra experiencia profesional particular, despues de realizar un estudio detallado: clínico, radiográfico y protético, son muy pocos los casos que no podemos rehabilitar de forma fija, siempre hay opciones.

Es importante hacer hincapié en que cualquier tipo de prótesis requiere cuidados, revisiones y mantenimiento, al igual que los dientes naturales, para ayudar a mantener la función y estética del aparato estomatognático.

En las fotos podemos ver como se rehabilita una boca y el efecto conseguido. Si Ud. piensa que su problema dental puede solucionarse mediante una rehabilitación oral fija, no dude en consultarnos su caso, más de 25 años de experiencia nos avalan. Podremos aconsejarle sin compromiso sobre cómo puede volver a tener una sonrisa sana y bonita.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Consecuencias de no reponer un pieza dental perdida


Los pacientes muchas veces me manifiestan: _"...no me arregle la muela, quítemela, total tengo todas las otras y por una menos no pasa nada..." Este es posiblemente uno de los conceptos erróneos más extendidos, creemos que perder una pieza dental natural, y no reponerla, no tiene consecuencias. Sin embargo, al perder un diente o una muela, se altera el equilibrio de la arcada a la que pertenecía y comienza un proceso que poco a poco va alterando el resto de la boca, generalmente complicando lo que en un principio sería un tratamiento dental puntual y sencillo en algo más extenso y engorroso, y por supuesto, más caro para el paciente.
Una mala higiene bucodental, acumulación de sarro, un traumatismo, una infección, una caries, pueden ser algunas de las numerosas causas que pueden hacernos perder una pieza dental.
En la imagen vemos cuales son los movimientos que se producen en el resto de piezas dentales presentes en la boca al faltar una durante un tiempo.
Ante esta situación, algunas personas, ya sea por el gasto económico que conlleva o por miedo al dentista o por dejadez, optan por no realizar el reemplazo de la pieza ausente.
Vamos a destacar cinco consecuencias , ya que hay más, como las más importantes que se producen al perder una pieza dental y no reponerla a tiempo:
1- Es habitual que los dientes adyacentes a la pieza perdida tiendan a desplazarse y separarse de sus próximos adyacentes, aumnetando la retención de alimento entre dientes y perjudicando la oclusión correcta.
2- Los molares y premolares son esenciales a la hora de masticar los alimentos, al haber uno ausente inconcientemente masticaremos por el lado contrario y realizaremos una masticación unilateral que alterará la morfología de las muelas por desgaste desequilibrado y traerá consecuencias a nivel de la articulación mandibular.
3- El hueso que sujetaba el diente perdido se reabsorve al poco tiempo, dejando un defecto en bañera que conllevará luego tratamientos más largos y menos estéticos.
4- La pérdida de una pieza afecta los tejidos circundantes y puede provocar que nos mordamos la lengua, o se nos hunda la mejilla.
5- Ante la pérdida de dientes se puede ver alterada la pronunciación de ciertas letras ya que la lengua apoya detrás de ellos para una correcta pronunciación.
Una pieza ausente dificulta procesos fisiológicos importantes: masticación, fonación y digestión.
Si a todo lo comentado anteriormente , le sumamos los inconvenientes estéticos, podríamos decir que ante la pédida de una pieza dental no espere a reemplazarla, hay muchas maneras de hacerlo: mediante puente fijo de porcelana o zirconio, mediante un implante dental o mediante una prótesis removible. Si piensa que este es su caso, consultenos y sin compromiso le explicaremos como puede volver a tener una boca sana y completa.